Noticias al consumidor: Obesidad, forma física y enfermedad periodontal

¿Puede un cuerpo físicamente sano conducir a una boca saludable?

Podrías querer incorporar el ejercicio regular y mantenimiento de un peso saludable a tu rutina de cuidados de salud bucal que incluye el cepillado, hilo dental y visitas al dentista. De acuerdo con un estudio de investigadores japoneses, las personas con un peso corporal saludable y altos niveles de ejercicio físico tuvieron menor incidencia de periodontitis severa (enfermedad de encías).

Los científicos evaluaron 1 160 participantes entre 22 y 77 años de edad. El índice de masa corporal de los pacientes y el porcentaje de grasa corporal fueron utilizados como indicadores de obesidad. Así mismo, la estimación del consumo máximo de oxigeno durante el ejercicio sirvió como un indicador de salud física. Los investigadores encontraron que los pacientes con peso corporal saludable y altos niveles de actividad física presentaron significativamente menores rangos de enfermedad de encías.

La enfermedad periodontal es una infección de los tejidos de soporte de los dientes y es la mayor responsable por la pérdida dental en adultos. En los estadios tempranos de la enfermedad periodontal, llamada gingivitis, las encías se tornan rojas, inflamadas y sangran fácilmente. En este momento, la enfermedad todavía es reversible y puede usualmente ser eliminada con el cepillado y uso de hilo dental diariamente.

En estadios más avanzados, llamados Periodontitis, las encías y hueso que soportan el diente pueden ser dañados seriamente. El diente puede tornarse flojo, caerse o debe ser retirado por el dentista.

Señales de alerta de la enfermedad periodontal incluyen encías que sangran al cepillado, enrojecimiento, inflamación o encías sensibles, encías que se separan del diente, mal aliento persistente, pus entre el diente y la encía, dientes flojos, cambios en la forma como los dientes contactan entre sí cuando se muerde, cambios en la adaptación de dentaduras parciales.

En un estudio publicado en el Journal of Periodontology, se concluye: “Este estudio muestra que los individuos que tenían una tendencia y altos niveles de acondicionamiento físico tuvieron menor riesgo de periodontitis severa”. “El ejercicio regular es efectivo para mejorar la condición física, así mismo, es un importante elemento en la prevención de las enfermedades relacionadas al estilo de vida”.

Apesar de que la mayor parte de las enfermedades periodontales son afectadas por los hábitos del estilo de vida, como por ejemplo la higiene bucal, el cigarro o beber alcohol, ellos agregan que el ejercicio puede presentar efectos benéficos en la enfermedad periodontal y son necesarios más estudios acerca de estas relaciones.

Para más información de la enfermedad periodontal y saber cómo obtener y mantener su boca en forma, visite ADA.org.

© Asociación Dental Americana. Todos los derechos reservados. La reproducción o la publicación se encuentran terminantemente prohibidas sin el permiso previo por escrito de la Asociación Dental Americana.