Paladar hendido y los dientes de su niño

¿Cómo afecta la salud bucal de su hijo un paladar hendido? ¿Qué se puede hacer para cuidar de su sonrisa? Este defecto común de nacimiento puede ser una causa de preocupación para los padres, pero con la ayuda de un equipo de especialistas, incluyendo a un gran dentista, su niño puede tener una sonrisa sana y hermosa.

¿Qué es una fisura?

Las hendiduras son defectos de nacimiento muy comunes. Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, estiman que 2.651 bebés nacen cada año en los Estados Unidos con una hendidura en el paladar, también conocido como el paladar hendido. Algunos niños nacen con una abertura en el labio, que no es tan grave como un paladar hendido, y otros tienen una abertura en el labio y el paladar.

Durante las primeras semanas de embarazo, este defecto se puede desarrollar si el tejido que forma el paladar o el labio no se unen correctamente. Entonces, el bebé nace con una abertura entre el paladar y el piso de la nariz o una hendidura en el labio.

Mientras que la causa es todavía incierta, el CDC ha reportado que ciertos factores pueden aumentar el riesgo. Las mujeres que fuman durante el embarazo y las mujeres que han sido diagnosticadas con diabetes antes de quedar embarazadas tienen un mayor riesgo de dar a luz a un niño con una hendidura. Se cree que el uso de dieta y medicación materna, así como la exposición ambiental, pueden desempeñar un papel en el desarrollo del labio leporino o paladar hendido. Este defecto tiende a darse entre familias.

¿Cómo son afectados los dientes?

Según la Fundación del paladar hendido, este defecto puede conducir a problemas dentales que afectan los dientes de bebés y adultos. El posicionamiento, tamaño, forma y número de dientes pueden ser un problema. Con un buen cuidado dental, un niño que nace con este defecto puede tener una sonrisa saludable.

Una de las primeras cosas que deben hacer los padres es programar una primera cita dental lo más pronto posible. Consulte al dentista acerca de cuándo hacer la primera cita. Con el paladar hendido es factible traer al niño para un chequeo odontológico antes del primer cumpleaños. Una visita temprana es esencial para reconocer posibles problemas y para el monitoreo de la salud bucal de su hijo.

Los excelentes hábitos de cuidado dental también pueden ayudar a asegurar en el futuro unos dientes sanos. Inicie temprano el cepillado y asegúrese de que la dieta de su niño esté llena de alimentos ricos en nutrientes. El dentista de su hijo puede hablar con usted acerca de las mejores maneras de cuidar los dientes de la infancia, incluyendo técnica cepillado, el uso de flúor además de una nutrición adecuada.

Un paladar hendido es un defecto de nacimiento muy común que puede ser tratado a tiempo. Puede utilizarse una combinación de cirugía y aparatos correctivos para abordar las cuestiones de estética y salud asociadas a las hendiduras. Como padre hay mucho que usted puede hacer para la sonrisa de su hijo, como por ejemplo tener un odontólogo y otros especialistas que vigilen a su niño desde una temprana edad, enseñándole a practicar hábitos de mucho cuidado bucal y asegurándose de que su niño coma una dieta nutritiva.