Los hidratantes bucales pueden ayudar con los síntomas de la boca seca

La saliva recubre y lubrica los tejidos en la boca. Ésta ayuda a limpiar la boca e inicia el proceso digestivo conforme va masticando. Se habla, mastica y traga mejor cuando la boca está húmeda. Cuando las glándulas de saliva no trabajan adecuadamente, la boca empieza a secarse.

La boca seca se origina por un deficiente flujo de saliva. La sequedad irrita los tejidos suaves en la boca, lo cual puede crear inflamación y que estén más susceptibles a infección. La sequedad grave en la boca puede estimular el crecimiento de organismos dañinos.

Sin los efectos de limpieza y protección del flujo salival adecuado, la caries dental y la enfermedad periodontal se vuelven mucho más frecuentes. La sequedad persistente y la falta de protección que provee la saliva contribuyen al mal aliento. La boca seca también ocasiona que las dentaduras postizas se vuelvan menos cómodas porque no hay ninguna capa delgada de saliva para ayudar a que se adhieran adecuadamente a los tejidos bucales.

Un hidratante bucal — por lo regular, se le conoce como “saliva artificial” — no es un sustituto perfecto para la saliva natural, la cual física y químicamente compleja. A pesar de que el 99 por ciento de la saliva es agua, la saliva también contiene agentes de defensa, enzimas y minerales que mantienen los dientes fuertes y desempeñan un papel importante para mantener una boca saludable.

Generalmente, las salivas artificiales contienen una mezcla de agentes de defensa, derivados de celulosa (para incrementar la adhesividad y la capacidad de humedecer) y agentes saborizantes (como el sorbitol). Sin embargo, éstas no contienen las enzimas digestivas y antisépticas, además de otras proteínas y minerales presentes en la saliva real. Está en marcha la investigación para tratar de desarrollar salivas artificiales que sean lo más parecido posible a la saliva natural.

La saliva artificial puede ser utilizada las veces que sea necesaria. Los sustitutos de la saliva se tragan de forma rápida y, por lo tanto, la acción de humedecer y lubricar tiene una duración limitada. Pueden ser necesarias la aplicaciones repetidas. A pesar de que los sustitutos de la saliva no curarán la boca seca, éstos pueden aliviar algunos síntomas.

No se requiere de una prescripción médica para la saliva artificial, pero puede ser difícil encontrarla en las estanterías de los establecimientos. Consulte con su farmacéutico si no la encuentra exhibida con otros productos de higiene oral.

© Asociación Dental Americana. Todos los derechos reservados. La reproducción o la publicación se encuentran terminantemente prohibidas sin el permiso previo por escrito de la Asociación Dental Americana.