Lo básico sobre las aftas

Las aftas bucales pueden ser molestas, dolorosas y desagradables. Pueden ser causadas por infecciones por hongos, virales o bacterianas, un alambre de ortodoncia flojo, una dentadura postiza que no encaja, o un borde filoso debido a un diente o relleno quebrado. Entre las aftas bucales más comunes están las úlceras pequeñas y el herpes.

Las úlceras bucales son pequeñas úlceras con una base blanca o gris y un borde rojo. A diferencia del herpes, las úlceras bucales aparecen dentro de la boca. Su causa exacta es incierta, pero algunos expertos creen que pueden estar involucrados los problemas del sistema inmunológico, bacterias o virus.

La fatiga, el estrés o las alergias pueden incrementar la probabilidad de una úlcera bucal. Una cortadura causada por morder la mejilla o la lengua, o reacciones por comidas o bebidas calientes pueden contribuir a desarrollar úlceras bucales. Los problemas intestinales, tales como una colitis ulcerosa y la inflamación crónica del tracto gastrointestinal, también parecen hacer que algunas personas sean más susceptibles.

Las úlceras bucales usualmente cicatrizan solas después de una o dos semanas. Los anestésicos tópicos y enjuagues bucales antisépticos sin receta médica pueden proporcionar alivio temporal. Manténgase alejado de los alimentos calientes, condimentados o ácidos que pueden irritar el afta. Los antibióticos y algunos vendajes orales pueden reducir una infección secundaria. Al herpes también se le conoce como ampolla de fiebre o herpes simple. Estas son grupos de ampollas dolorosas, llenas de líquido que pueden, a menudo, brotar alrededor de los labios y algunas veces bajo la nariz o alrededor de la barbilla.

El herpes causado por el virus del herpes tipo uno es muy contagioso. La infección inicial (herpes primario), la cual a menudo ocurre antes de la edad adulta, puede ser confundida con un resfrío o gripe y puede causar lesiones dolorosas que brotan en toda la boca.

Una vez se infecta una persona con el herpes primario, el virus permanece en el cuerpo y causa invasiones ocasionales. Para algunas personas, el virus permanece inactivo. Sin embargo, una invasión puede darse después de una fiebre, una quemadura de sol, erosiones en la piel o trastornos emocionales. Las ampollas del herpes, usualmente, cicatrizan solas en una semana. Los anestésicos tópicos sin receta médica pueden proporcionar alivio temporal. Los Medicamentos antivirales prescritos pueden reducir estas clases de infecciones virales.

© Asociación Dental Americana. Todos los derechos reservados. La reproducción o la publicación se encuentran terminantemente prohibidas sin el permiso previo por escrito de la Asociación Dental Americana.